Novedades

Novedades

Frío o calor: ¿qué es mejor cuando nos lesionamos?

Frío o calor: ¿qué es mejor cuando nos lesionamos?

29 octubre, 2018

Cuando nos lesionamos o cuando nos duele algo, siempre hay alguien que recomienda ponernos calor, pero de pronto aparece otra persona que es mejor algo frío; o bien, decidimos ponernos calor porque no nos gusta el frío, o viceversa. ¿A quién hacemos caso?

 

Para entender el objetivo de aplicar frío o calor a nuestro cuerpo, necesitamos comprender cómo influye la temperatura en él. Carlos Martínez, kinesiólogo del Servicio de Rehabilitación CUC y con especialidad en electrolisis percutánea muscoloesqueletica, señala que cualquiera de las dos alternativas seleccionadas producirá una reacción fisiológica distinta: el frío es usado generalmente de manera instantánea al sufrir un golpe o lesión, siendo el calor, el usado en dolores de largo plazo. “La respuesta rápida es: depende de cuán reciente es el dolor o de si se trata de un malestar recurrente”.

“Cualquier elección realizada va a afectar positivamente, reduciendo el dolor. El frío, va a producir una mayor relajación y disminución del flujo sanguíneo, favoreciendo así la reducción de la inflamación. No obstante, el calor también contribuye favorablemente, permitiendo la relajación de los músculos, el aumento del flujo sanguíneo y ayudando al proceso de regeneración del tejido afectado. Cabe tener presente, que el aumentar el flujo sanguíneo puede aumentar la presencia de inflamación.”

 

Cuándo aplicar frío

Estudios explican que aplicar frío puede ser crucial durante las primeras 48 a 72 horas luego de que se haya producido la lesión, reduciendo el daño del tejido y aliviando el dolor de la zona afectada.

Este tipo de terapia es buena para esguinces, cuando se fuerza mucho una zona del cuerpo, chichones y moretones en la piel: la fase conocida como inflamatoria.

Qué precauciones debo tener:

Nunca aplicar directamente el hielo sobre la piel. Siempre utiliza una toalla o tela que separe entre el hielo y tu piel.
Nunca superes los 20 minutos de aplicación, ya que podríamos crear una quemadura en la piel por congelamiento.

Por cuánto tiempo usar el hielo:

2 a 3 veces al día (mínimo), hasta una vez cada hora.
El hielo puede continuar siendo útil en el tratamiento siempre que haya dolor, inflamación, hinchazón o espasmos. No hay necesidad de cambiar a calor después de 48 horas o de alternar entre hielo y calor.

Método RICE

Carlos Martínez, señala que en cualquier situación, el método recomendado de aplicar cuando se sufre una lesión, es el programa conocido como RICE (Rest, Ice, Compression and Elevation), esto se traduce como: Reposo, Hielo, Aplicar presión y Elevación.

 

Cuándo aplicar calor

El especialista explica que el calor es recomendable para lesiones articulares o musculares a largo plazo, llamados problemas crónicos. La temperatura alta provoca la dilatación de los vasos sanguíneos, lo que aumenta el flujo y el oxígeno local.

“El calor favorece la llegada de más sangre a la zona, la cual suministra los nutrientes que el tejido necesita para reparar. También puede incrementar la flexibilidad de los tejidos”

Podremos aplicar calor siempre que haya pasado la fase inflamatoria mencionada antes (tres días tras la lesión). El tiempo de aplicación será aproximadamente de 20 minutos.

Qué precauciones debo tener:

Deberemos tener cuidado a la hora de aplicar el calor, ya que podemos quemar nuestra piel sin darnos cuenta. Tenemos que notar calor intenso, pero agradable y se recomienda revisar la zona cada cierto tiempo, para comprobar que no se ha producido ninguna quemadura.