Instituto Cardiovascular

Instituto Cardiovascular

El corazón es el motor de nuestro organismo, y como todo motor necesita de ciertos cuidados para funcionar de manera eficiente y prolongada. Mantener un estilo de vida saludable, ejercitándose regularmente, comiendo vegetales y frutas, dejando el tabaco y reduciendo los alimentos altos en grasas, son algunas de las medidas pro-corazón que debemos considerar. Por otro lado, también es importante mantenernos sanos mentalmente, sonriendo y mostrando una actitud positiva cada día.

Factores de riesgo cardiovascular

En Chile la enfermedad cardiovascular es responsable del 28% del total de las muertes, es la primera causa de muerte en ambos sexos. En Chile 1 de cada 22 personas fallece por enfermedad cardiovascular.

Esta enfermedad se asocia a aterosclerosis o enfermedad ateromatosa de los vasos sanguíneos, que se produce por un exceso de colesterol en la sangre. Este se deposita e inflama las paredes de las arterias, reduce su diámetro y termina por dificultar el flujo sanguíneo. Si obstruye una arteria coronaria, se produciría un infarto del miocardio, si se compromete una arteria que lleva sangre al cerebro, tendremos un infarto cerebral. De igual manera, si son los vasos de las piernas, se produce dolor al caminar o mala circulación distal.

Clínica Universitaria de Concepción, a través de su Instituto Cardiovascular cuenta con una amplia gama de servicios, entre los que destacan:

  • Cardiología Clínica
  • Cirugía Vascular
  • Valoración preoperatoria cardiovascular
  • Arritmología – Marcapasos
  • Cardiología Intervencional
  • Cardiocirugía
  • Cirugía Endovascular

Además de una serie de Estudios no Invasivos, tales como:

  • Holter de Presión
  • Holter de Arritmia
  • Test de Esfuerzo
  • Electrocardiograma
  • Ecocardiografía
  • Ecocardograma Trasesofágico
  • Ecocardograma de Stress
  • Ecografía Vascular Periferica
  • Ecografía de Vasos del Cuello
  • Pletismografía

Recuerda, el tiempo es vital:

Cuando una persona sufre alguna anomalía cardiaca el tiempo se convierte en un factor determinante. Si se actúa con prontitud se pueden disminuir los daños o efectos causados por los infartos al miocardio, en este sentido las tres primeras horas son fundamentales, ya que si se detecta la zona afectada dentro de este periodo, los tejidos dañados del corazón pueden regenerarse.

Enfermedades más frecuentes del corazón

En Clínica Universitaria de Concepción nos preocupamos por tu salud, es por eso que te entregamos algunas recomendaciones para que puedas reconocer de manera oportuna diversas enfermedades cardiacas. Recuerda que el tiempo de detección es vital para nuestro corazón.

 

Es el cuadro clínico producido por la muerte de una porción del músculo cardíaco que se produce cuando se obstruye completamente una arteria coronaria. Cuando se produce la obstrucción se suprime el aporte sanguíneo. Si el músculo cardíaco carece de oxígeno durante demasiado tiempo, el tejido de esa zona muere y no se regenera.

Síntomas

Dolor torácico intenso y prolongado, que se percibe como una presión intensa y que puede extenderse a brazos y hombros (sobre todo izquierdos), espalda e incluso dientes y mandíbula. El dolor se describe como un puño enorme que retuerce el corazón. Es similar al de la angina de pecho, pero más prolongado y no cesa aunque se aplique un comprimido de nitroglicerina bajo la lengua.

  • Dificultad para respirar.
  • Sudoración.
  • Palidez.
  • Mareo. Es el único síntoma en un 10 por ciento.
  • Otros: Pueden aparecer náuseas, vómitos, desfallecimiento y sudoración.

Es el cuadro clínico producido por la muerte de una porción del músculo cardíaco que se produce cuando se obstruye completamente una arteria coronaria. Cuando se produce la obstrucción se suprime el aporte sanguíneo. Si el músculo cardíaco carece de oxígeno durante demasiado tiempo, el tejido de esa zona muere y no se regenera.

Síntomas

La hipertensión arterial es el aumento de la presión arterial de forma crónica. Es una enfermedad que no da síntomas durante mucho tiempo y, si no se trata, puede desencadenar complicaciones severas como un infarto de miocardio, una hemorragia o trombosis cerebral, lo que se puede evitar si se controla adecuadamente. Las primeras consecuencias de la hipertensión las sufren las arterias, que se endurecen a medida que soportan la presión arterial alta de forma continua, se hacen más gruesas y puede verse dificultado al paso de sangre a su través. Esto se conoce con el nombre de arterosclerosis.

Causas

Herencia: cuando se transmite de padres a hijos se hereda una tendencia o predisposición a desarrollar cifras elevadas de tensión arterial. Cuando una persona tiene un progenitor (o ambos) hipertensos, las posibilidades de desarrollar hipertensión son el doble que las de otras personas con ambos padres sin problemas de hipertensión.

Sexo: Los hombres tienen más predisposición a desarrollar hipertensión arterial que las mujeres hasta que éstas llegan a la edad de la menopausia. A partir de esta etapa la frecuencia en ambos sexos se iguala. Esto es así porque la naturaleza ha dotado a la mujer con unas hormonas protectoras mientras se encuentra en edad fértil, los estrógenos, y por ello tienen menos riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares. Sin embargo, en las mujeres más jóvenes existe un riesgo especial cuando toman píldoras anticonceptivas.

Edad: La edad es otro factor influye sobre las cifras de presión arterial, de manera que tanto la presión arterial, en todas sus manifestaciones, aumentan con los años y lógicamente se encuentra un mayor número de hipertensos a medida que aumenta la edad.

Sobrepeso: los individuos con sobrepeso están más expuestos a tener más alta la presión arterial que un individuo con peso normal. La frecuencia de la hipertensión arterial entre los obesos, independientemente de la edad, es entre dos y tres veces superior a la de los individuos con un peso normal.

Diagnóstico

La única manera de detectar la hipertensión en sus inicios es con revisiones periódicas y por herencia familiar. Los exámenes que debelan dicho estado son los siguientes: Perfil Bioquímico y Perfil Lipídico.

Tratamiento

  • Mantén tu peso de acuerdo a tu IMC.
  • Reduce el consumo de sal; consume menos productos preparados y en conserva.
  • Reduce la ingesta de alcohol.
  • Realiza ejercicio físico, preferentemente pasear, correr moderadamente, nadar o ir en bicicleta, de 30 a 45 minutos, un mínimo de 3 veces por semana.
  • Reduce el consumo de café y no consumas más de 2-3 cafés al día.
  • Consume alimentos ricos en potasio, como legumbres, frutas y verduras.
  • Abandona el hábito de fumar.

Cuando la función del corazón está alterada o no bombea suficiente sangre como abastecer a los órganos, músculos y tejidos del organismo. Cuando el corazón empieza a fallar, el organismo lo detecta inmediatamente y pone en marcha los mecanismos compensatorios, por lo que muchos pacientes no llegan a percibir los síntomas anormales que manifiesta el corazón.

Síntomas

  • Sensación de falta de aire al respirar. Al principio, aparece al realizar un esfuerzo físico, caminar deprisa o subir escaleras, pero poco a poco los episodios se hacen más intensos y aparecen al realizar cualquier tarea, como vestirse o asearse, e incluso en reposo.
  • Dificultad para respirar cuando se está acostado, de manera que el enfermo se ve obligado a dormir con dos o tres almohadas o en posición algo incorporada.
  • Cansancio muscular.
  • Hinchazón de las piernas motivada por la retención de agua y sal.
  • Eliminar menos cantidad de orina de la habitual (menos de 400 miligramos al día).

Tratamiento

  • Realizar actividad física, mínimo 3 veces a la semana, como caminata, trote o andar en bicicleta.
  • Disminuir la sal de nuestra dieta.
  • No consumir productos altos en sodio.

Las arritmias son alteraciones en el funcionamiento de la red eléctrica del corazón que modifican el ritmo cardíaco y tienen repercusión en la función de bombeo de este órgano, disminuyendo su eficacia.

Síntomas

  • Palpitaciones: los pacientes las sienten como golpes o vuelcos del corazón dentro del pecho o también pulsos fuertes en el cuello.
  • Sensación de falta de aire al respirar o fatiga con el ejercicio, puede ser también el síntoma de una arritmia.
  • Pérdida de conciencia con desmayo. En las arritmias las personas no suelen tener mareos o malestar antes del síncope, suelen sufrir el síncope de golpe, y se recuperan completamente varios segundos después.
  • Dolor en el pecho con sensación de opresión.
  • El paciente orina con más frecuencia por el aumento de la velocidad del flujo sanguíneo.
  • Si está frente a una persona con dichos síntomas, diríjase inmediatamente a un servicio de urgencia.

La hipertensión arterial es el aumento de la presión arterial de forma crónica. Es una enfermedad que no da síntomas durante mucho tiempo y, si no se trata, puede desencadenar complicaciones severas como un Infarto al Miocardio, una hemorragia o trombosis cerebral, lo que se puede evitar si se controla adecuadamente. Las primeras consecuencias de la hipertensión las sufren las arterias, que se endurecen a medida que soportan la presión arterial alta de forma continua, se hacen más gruesas y puede verse dificultado al paso de sangre a su través. Esto se conoce con el nombre de Arterosderosis.

Causas

  • Herencia: cuando se transmite de padres a hijos se hereda una tendencia o predisposición a desarrollar cifras elevadas de tensión arterial. Cuando una persona tiene un progenitor (o ambos) hipertensos, las posibilidades de desarrollar hipertensión son el doble que las de otras personas con ambos padres sin problemas de hipertensión.
  • Sexo: Los hombres tienen más predisposición a desarrollar hipertensión arterial que las mujeres hasta que éstas llegan a la edad de la menopausia. A partir de esta etapa la frecuencia en ambos sexos se iguala. Esto es así porque la naturaleza ha dotado a la mujer con unas hormonas protectoras mientras se encuentra en edad fértil, los estrógenos, y por ello tienen menos riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares. Sin embargo, en las mujeres más jóvenes existe un riesgo especial cuando toman píldoras anticonceptivas.
  • Edad: La edad es otro factor influye sobre las cifras de presión arterial, de manera que tanto la presión arterial, en todas sus manifestaciones, aumentan con los años y lógicamente se encuentra un mayor número de hipertensos a medida que aumenta la edad.
  • Sobrepeso: los individuos con sobrepeso están más expuestos a tener más alta la presión arterial que un individuo con peso normal. La frecuencia de la hipertensión arterial entre los obesos, independientemente de la edad, es entre dos y tres veces superior a la de los individuos con un peso normal.

Diagnóstico

La única manera de detectar la hipertensión en sus inicios es con revisiones periódicas y por herencia familiar. Los exámenes que debelan dicho estado son los siguientes:

  • Perfil Bioquímico.
  • Perfil Lipídico.

Tratamiento

  • Mantén tu peso de acuerdo a tu IMC.
  • Reduce el consumo de sal; consume menos productos preparados y en conserva.
  • Reduce la ingesta de alcohol.
  • Realiza ejercicio físico, preferentemente pasear, correr moderadamente, nadar o ir en bicicleta, de 30 a 45 minutos, un mínimo de 3 veces por semana.
  • Reduce el consumo de café y no consumas más de 2-3 cafés al día.
  • Consume alimentos ricos en potasio, como legumbres, frutas y verduras.
  • Abandona el hábito de fumar.

Programa de prevención y rehabilitación cardiovascular de Clínica Universitaria

¿En qué consiste?

Se trata de un programa de entrenamiento físico personalizado y supervisado por un kinesiólogo especialista en el área, quien realiza una evaluación inicial para determinar las cargas de ejercicio que puedes realizar y que se aplicarán durante la terapia.
Habitualmente se realizan 2 a 3 sesiones semanales, con una duración de 60 a 80 minutos (un total de 20 sesiones, aproximadamente)

¿Cuál es su objetivo?

Buscamos prevenir el desarrollo de enfermedades cardiovasculares y disminuir el riesgo de un infarto cardiaco y/o cerebral.
También queremos mejorar tu calidad de vida incorporando la actividad física efectiva y segura como un hábito diario.

¿A quién está dirigido?

El programa está dirigido a todas aquellas personas adultas, desde los 14 años de edad, que hayan tenido un infarto cardiaco y/o cerebral o que tengan algunas de las siguientes patologías: hipertensión, diabetes, obesidad, sobrepeso, colesterol elevado, tabaquismo, sedentarismo, resistencia a la insulina o enfermedades metabólicas.

¿Qué necesito para inscribirme?

Ser derivado por un médico general o especialista y tener los siguientes exámenes:

  • Test de esfuerzo
  • Ecocardiograma
  • Perfil lipídico
  • Glicemia

5 Consejos alimenticios para que mantengas sano tu corazón

  1. Leche descremada en vez de leche entera. Por taza, la leche descremada contiene 60 calorías menos que la leche entera. Además no contiene grasas.
  2. Pistachos y nueces en vez de papas fritas. Los estudios han demostrado que el comer cantidades moderadas de frutos secos ayuda a reducir el riesgo de enfermedades del corazón. Por ejemplo, 48 pistachos tienen el mismo número de calorías que 14 papas fritas de bolsa, y muchas más proteínas.
  3. Ajo en polvo o hierbas en vez de sal. La sal convencional eleva la presión arterial y aumenta el riesgo de enfermedad cardiovascular. Si sustituye la sal por ajo en polvo o hierbas aromáticas, darás sabor a las comidas sin estos riesgos.
  4. Aceite de oliva en vez de mantequilla. La mantequilla es sobre todo de grasa saturada, mientras que el aceite de oliva aporta grasas monoinsaturadas que protegen el corazón y son recomendadas por todos los especialistas en medicina.
  5. Cereales y panes integrales en vez de cereales azucarados o pan blanco. Una dieta rica en alimentos integrales se asocia con un riesgo significativamente menor de enfermedades cardiovasculares. Mira los ingredientes de panes, galletas y cereales y busca siempre las palabras: integral, grano entero, multicereal, etc.

Preguntas frecuentes sobre el cuidado del Corazón

 

No existe una edad fija en la cual podamos determinar que se debe comenzar a cuidar el corazón, esto es porque existen algunos casos de anomalías congénitas, es decir se nace con una enfermedad genética y los padres deben cuidar a ese niño. Si se refiere a la etapa adulta, con ejercicio de 20 minutos diarios; en caso de no poder hacerlo diario al menos cuatro veces a la semana con una caminata de 20 minutos y cuidar la alimentación. Lo ideal es que una persona asista con un médico a chequeo por lo menos una vez al año. Si eres hombre mayor de 40 años y padeces diabetes, hipertensión, colesterol o triglicéridos elevados, debes tener un control estricto de estas enfermedades cada 6 meses.

Puede haber infartos en el cerebro, en una pierna, corazón, pulmones, hígado, etcétera, en varios órganos puede haber infarto y no es más que la obstrucción de una arteria, el bloqueo del paso de la sangre oxigenada que permite vivir a los tejidos, el hecho que esta circulación sea cortada de manera aguda, súbita, condiciona un infarto. En el caso del corazón es un infarto al miocardio o cardiaco; no todos los infartos son iguales, depende de la localización si es en la pared lateral o posterior, superior o inferior; depende también de la gravedad si dañó una sola parte o la totalidad de la pared del corazón.

Hay factores no modificables que afectan al corazón como es el hecho de envejecer, que nos predispone a tener enfermedades cardíacas; también está el factor de género, los infartos son más frecuentes en los hombres y claro tener antecedentes familiares, si el padre, abuelo, hermanos tuvieron un infarto eso predispone. Hay también los factores modificables, es decir que se pueden controlar, como es el tabaquismo, sedentarismo, diabetes, hipertensión, dislipidemias; si no se incurre en hábitos no saludables y se controlan clínicamente estas enfermedades, se evitan las cardiopatías, que se dividen en infarto y angina (dolor en el pecho cuando no se recibe suficiente cantidad de sangre oxigenada).

El uso de aspirina de manera diaria puede ayudar a prevenir esas condiciones bloqueando la formación de coágulos de sangre que pueden obstruir las arterias y que desencadenan los ataques al corazón y los derrames cerebrales. Estos coágulos pueden ser especialmente peligrosos en la gente que presenta un estrechamiento en las arterias debido a la formación de placa. A esto se le llama aterosclerosis. Hay una fuerte evidencia derivada de las pruebas clínicas de que una aspirina diaria puede reducir el riesgo de un derrame cerebral y de que se repita un ataque al corazón y hasta evitarlo en algunas personas. Pero muchas personas que se podrían beneficiar tomando aspirina no lo hacen.

No, lo ideal es no fumar porque esto también predispone a enfermedades cardíacas, incluso a hipertensión, etcétera. Un solo cigarrillo contiene más de cuatro mil sustancia químicas y cada persona obviamente reacciona distinto a uno, a dos, a cinco o a veinte cigarrillos, de ahí que escuchemos: “mi abuelito fumó toda su vida y nunca se murió de un problema cardíaco, se murió de viejito”; pues sí, pero hay personas que se fuman dos o tres cigarrillos diarios durante un año y ya están infartados y con un grave problema pulmonar.

Desde luego que no. Si se sobrevive, es necesario tener todos los cuidados indicados por el médico, desde la toma de medicinas hasta el cuidado de la dieta sin grasas y, por supuesto, no fumar. Es un todo, no es sólo la dieta o hacer ejercicio, es una nueva actitud en la vida.